Vendaje neuromuscular o Kinesiotaping

El vendaje neuromuscular también se conoce como kinesiotaping, vendaje neuromiofascial o medical taping.

En los últimos años ha aumentado el número trabajos de investigación sobre el vendaje neuromuscular y sus efectos terapéuticos en diferentes ámbitos, siendo esto un paso adelante para el desarrollo de nuevas aplicaciones en pacientes con afectación del sistema nervioso central tanto en adultos como en niños.

¿En qué consiste el vendaje neuromuscular?

El Vendaje Neuromuscular en afecciones neurológicas, es una herramienta muy útil y con resultados muy buenos, además tiene la característica que es compatible con cualquier otro tipo de tratamiento.

Se compone de un material de algodón elástico y adhesivo con diferentes colores (azul, rosa, beige, negro…) conocido como Vendaje Neuromuscular o Kinesiotaping.

Una de sus mayores ventajas es que este tipo del vendaje ayuda a nuestro organismo a activar su propio proceso de “reorganización” sin alterar la movilidad y a la vez facilita la circulación y disminuye el dolor. El vendaje da la información y es el cuerpo quien la interpreta y actúa.

¿Cómo actúa el Vendaje Neuromuscular?

El vendaje neuromuscular utiliza un esparadrapo elástico que influye en músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y sistema nervioso. Optimiza la circulación linfática y sanguínea para recupera la capacidad de “autocuración” del cuerpo. Por eso, el vendaje neuromuscular ayuda a nuestro organismo a activar su propio proceso de regeneración sin alterar la movilidad y facilitando la circulación, es por tanto un método completamente natural y compatible con cualquier otra terapia.

El material con el que se realiza es un tape elástico de algodón 100% con un adhesivo hipoalergénico y que se encuentra disponible en varios colores. Modificando su forma, tensión y dirección de aplicación podemos influir sobre distintas condiciones.

Aplicaciones

Se aplica en lesiones que afectan la movilidad y la sensibilidad ya que lo que se busca es mejorar la función y mantener el efecto conseguido durante el tratamiento.

Tanto en afecciones neurológicas como traumatológicas lo utilizamos con el objetivo de estabilizar y proteger articulaciones, mejorar la actividad de la musculatura, mejorar la propiocepción, aliviar el dolor y para disminuir edemas y problemas circulatorios.

Se utiliza en lesiones o afecciones como la tendinitis (tendinitis del supraespinoso, fascitis plantar,…), esguinces (tobillo, muñeca…), disminución de la circulación linfática (edemas linfáticos), contracturas, dolores musculares, parálisis facial, subluxación, falta de tono

Beneficios

Los beneficios que podemos obtener son múltiples gracias a su acción biomecánica, exteroceptiva, neurorefleja, analgésica y circulatoria.

Mejoría de la postura activando la musculatura de la columna en paciente, ayuda a la activación de la musculatura, protección en subluxaciones, edemas. La ventaja de la técnica es que es compatible con cualquier tratamiento por lo que es un complemento ideal para que se prolongue el efecto de la sesión.

Si estás interesado en probar alguno/s de nuestros servicios no dudes en contactar con nosotros: